Pesca Azteca hace un nuevo compromiso con el medio ambiente

Pesca Azteca hace un nuevo compromiso con el medio ambiente

  • Pesca Azteca y sus colaboradores hacen un compromiso de no uso de plásticos de un solo uso.
  • Pesca Azteca realiza su primera jornada de limpieza del 2020 recolectando 724 colillas de cigarro, 3.5 kg de PET, 800 g de vidrio, 37 taparroscas y 40 kg de basura general entre los que destacan unicel y desechables.

Para contribuir en la mejora del medio ambiente, Pesca Azteca y sus colaboradores hacen un compromiso de no uso de plásticos de un solo uso, no sólo dentro de las instalaciones, sino a adoptar esta medida como un nuevo estilo de vida.

Los denominados plásticos de un solo uso son aquellos utilizados una sola vez y luego son desechados, su utilización se limita al transporte de un producto o alimento, o son usados para consumir una bebida o comida una sola vez porque luego son eliminados como parte de los residuos sólidos municipales.

Aunado a esto y consientes que el plástico no pertenece a los océanos, Pesca Azteca desde 2018 realiza jornadas de limpieza de playas. Este año se llevó a cabo la primera del 2020 en colaboración con Operadora y Administradora de Playas (OAP). El evento se realizó el pasado sábado 15 de febrero con la asistencia de más de 30 voluntarios, que recolectaron 724 colillas de cigarro, 3.5 kg de PET, 800 g de vidrio, 37 taparroscas y 40 kg de basura general entre los que destacan unicel y desechables.

Esta actividad pertenece a uno de los programas de Pesca Azteca llamado “Bandera Azul por unas Playas más Limpias”, el cual tiene como objetivo promover una cultura ambiental que permita el establecimiento de buenos hábitos y actitudes en los colaboradores y la comunidad en general, frente al cuidado y conservación del medio ambiente.

Dentro de esta iniciativa Pesca Azteca ha realizado la donación de 2 biobardas las cuales sirven para contener desechos plásticos y demás basura que desemboca en el mar, así como, la donación de más de 60 contenedores de basura situados en diferentes puntos de Mazatlán.

Tomará tiempo e inversión eliminar gradualmente todos los plásticos desechables, pero tanto las empresas, como los gobiernos y la ciudadanía debemos empezar a avanzar ya hacia ese objetivo.

La intención de pescar tanto como puedas es el peor modelo de negocio pesquero.

La intención de pescar tanto como puedas es el peor modelo de negocio pesquero.

El tema de la pesca de atún y cuál es la forma “correcta” de realizarla es un problema que se ha resuelto durante tantos años como existe la pesca moderna. Las múltiples pruebas para regular, controlar y gestionar la capacidad de la flota por las OROP (organizaciones regionales de gestión de la pesca), demuestran ser insuficientes en vista de los resultados recientes.

Se han discutido varios modelos de pesca considerando el patrimonio, el dominio político y económico, los metros cúbicos acumulados por país y, más recientemente, una recompra basada en los buques “menos eficientes”.

Por mucho que queramos alcanzar la sustentabilidad, nunca se hará realidad si no aceptamos que la economía es realmente la fuerza que impulsa lo que obtenemos del océano. No se trata del tamaño o número de embarcaciones. Hoy, el problema se crea por la velocidad y frecuencia que tenemos en las diferentes flotas. Los datos que se muestran por ser los mejores en su clase por su eficiencia, son los que ponen en peligro la sustentabilidad.

Tomando en cuenta lo anterior, en Pesca Azteca tenemos 7 verdades que definen la pesca en el OPO actualmente.

1. La capacidad de acarreo depende de un factor económico que va más allá del número de embarcaciones con las que cuenta una flota; se trata de cuántas veces puedas llenar un barco en el menor tiempo posible y de los métodos que utilices para hacerlo.

2. Incentivos pensados para resultados a corto plazo. No necesitamos pescar más, sino pescar mejor; en Pesca Azteca para apalancar la pesca sustentable ponemos a nuestras tripulaciones incentivos por la calidad de la pesca y no por la cantidad. Este tipo de prácticas también nos ayuda a tener un mercado de rentabilidad y no de volumen.

3. La eficiencia no se puede comparar con la sustentabilidad. Cuando una empresa invierte para que sus tripulaciones estén calificadas y ejerzan una pesca colaborativa que implica búsqueda, uso de tecnología, uso de helicópteros y conocimientos de liberación de especies protegidas no puede ser comparada como “poco eficiente” versus un tipo de pesca de recolección; efectivamente, los tiempos de ejecución son diferentes y los costos de ambas operaciones son diferentes, aunque si lo vemos desde el enfoque sustentable ¿qué cuesta más?

4. No debemos ver quién da más, sino quién es más sustentable. Mientras unos países extraen más recursos del Océano, en menos días de viaje y realizan más viajes. Las empresas que hacemos pesca asociada a delfines nos enfocamos en hacer más eficientes los costos, es un modelo de negocio diferente. En pocas palabras la filosofía en Pesca Azteca es acerca de no llenar más barcos, sino de ser más rentables.

5. Sustentabilidad pacifista vs la guerra del atún. Por muchos años un embargo comercial dio fuerza a las ONG para evitar que México creciera en su capacidad de acarreo y ésta no creció porque no había mercado, más que en el interno. El crecimiento que ha tenido el país en este sentido se ha dado, entre otros factores, gracias al apoyo del gobierno. Desde nuestra perspectiva, lo que necesitamos hacer es desmitificar la pesca asociada a delfines basada en datos científicos. En México, estamos apoyando la investigación del conteo de delfines para asegurar sus poblaciones, pero ¿por qué los demás países se oponen a esta investigación? A la sustentabilidad no se le puede engañar, necesita forzosamente datos que la respalden.

6. La toma de decisiones ágil, es una prioridad. Este año se cumplen 10 años de la Convención de Antigua, algo realmente trascendental. El proceso de votación es por conceso, en donde claramente la sustentabilidad no está siendo prioritaria. El tiempo sigue pasando, la toma de decisiones sigue siendo lenta y en estos tiempos necesitamos ser más ágiles.

7. El consumidor siempre tiene la última palabra. Como consumidores de cualquier producto, cada vez más tenemos acceso e interés por saber de dónde viene lo que consumimos, es por eso que tenemos una responsabilidad compartida. Nosotros como empresa nos encargamos sustentar con acciones concretas que la sustentabilidad en la pesca es nuestra principal fortaleza y como consumidores podemos fomentar la pesca sustentable, al asegurarnos de adquirir productos fabricados mediante un proceso sostenible.

En Pesca Azteca tenemos un compromiso serio en temas de sustentabilidad, estamos invirtiendo dinero y recursos en investigaciones, alineaciones de redes, capacitaciones de tripulación y tecnología en general con el único fin de cuidar el océano, la naturaleza y el ecosistema, y solo asegurando su estado de conservación y trabajando con un enfoque transfronterizo, se logrará asegurar el bienestar del medio marino.